Valsartán, ¿cómo se usa?

Valsartán

¿Sabes qué es valsartán y cómo se usa? El valsartán es fármaco que se usa solo o en combinación con otros medicamentos para tratar la .

Este medicamento pertenece a la familia de antagonistas del receptor de la angiotensina II. Actúa bloqueando la acción de determinadas sustancias naturales que contraen los vasos sanguíneos, lo que favorece la circulación de la sangre sin problemas y permite que el corazón bombee con mayor eficiencia.

También te puede interesar ¿Cuál es el mejor medidor de presión arterial?

¿Cómo se usa valsartán?

Este medicamento se usa tanto en adultos como en niños a partir de 6 años de edad para el tratamiento de presión arterial alta; utilizado en adultos, también permite tratar la y mejorar la supervivencia después de un ataque cardiaco.

La presentación de valsartán es en tabletas y como solución para administrarse por vía oral.

Si se toma para el tratamiento de presión arterial alta, la tableta suele tomarse una vez al día y la solución, 2 veces al día con o sin alimentos.

Ahora bien, en caso de insuficiencia cardiaca o ataque cardiaco, el medicamento suele ingerirse 2 veces al día con o sin alimentos.

Cada producto de valsartán libera el medicamento de forma distinta en el organismo y no se puede intercambiar.

Es importante señalar que el valsartán controla la presión arterial alta y la insuficiencia cardiaca, pero no las cura.

Al usar este medicamento, por lo general, la presión arterial disminuye durante las primeras 2 semanas de tratamiento, pero probablemente deben transcurrir 4 semanas antes de que el consumidor sienta el beneficio total del valsartán.

Efectos secundarios de valsartán

Por lo general, el valsartán provoca efectos secundarios como:

  • Dolor de cabeza.
  • Cansancio excesivo.
  • Náuseas.
  • Diarrea.
  • Dolor de estómago.
  • Dolor de espalda.
  • Dolor articular.
  • Visión borrosa.
  • Tos.
  • Sarpullido.

En ocasiones, los efectos secundarios de valsartán son graves e incluyen:

  • Inflamación de la cara, garganta, lengua, labios, ojos, manos, pies, tobillos o pantorrillas.
  • Ronquera.
  • Dificultad para respirar o tragar.
  • Aumento de peso sin razón aparente.

¿Cuándo llamar al médico?

Ante la presencia de cualquier efecto secundario, es indispensable informar al médico.

En caso de sobredosis, debe llamarse al médico.

Los síntomas de sobredosis pueden incluir, por ejemplo:

  • Mareos.
  • Desvanecimiento.
  • Latidos cardiacos lentos o rápidos.

La información presentada es exclusivamente de carácter informativo. DI NO A LA AUTOPRESCRIPCIÓN. Antes de administrar cualquier medicina, es necesario consultar a un médico, a fin de que determine la dosis adecuada para cada paciente, con base en su cuadro clínico particular. Salud y Medicinas no se hace responsable por daños ocasionados por automedicarse.