Tadalafil, ¿para qué sirve?

El principal uso de tadalafil es como parte del tratamiento de disfunción eréctil.

El tadalafil pertenece a la clase de medicamentos llamados inhibidores de la fosfodiesterasa. Este fármaco se usa para tratar la disfunción eréctil y los síntomas de hiperplasia benigna de la próstata, por ejemplo, dificultad y dolor para orinar.

También te puede interesar La mujer ante la disfunción eréctil

El uso de tadalafil para el tratamiento de disfunción eréctil se debe a que este fármaco aumenta el flujo de sangre hacia el pene durante la estimulación sexual, lo cual puede provocar una erección.

Al mismo tiempo, gracias a que relaja los vasos sanguíneos, también se utiliza en casos de hipertensión pulmonar, ya que permite que la sangre fluya con facilidad hacia todo el cuerpo, especialmente a los pulmones.

¿Cómo se usa tadalafil?

El tadalafil se encuentra en presentación de tabletas que se administran por vía oral; puede tomarse con o sin alimentos, pero siempre siguiendo al pie de la letra las indicaciones del médico.

Por lo general, este medicamento se toma al menos 30 minutos antes de la actividad sexual, pero no más de una vez cada 24 horas.

Cuando se usa con regularidad, se recomienda ingerir el fármaco a la misma hora todos los días, pero siempre siguiendo las indicaciones del médico, sin aumentar o disminuir la dosis prescrita.

Efectos secundarios de tadalafil

Como cualquier otro fármaco, tadalafil puede causar reacciones secundarias, entre las que destacan:

  • Dolor de cabeza
  • Indigestión o acidez estomacal
  • Náuseas
  • Diarrea
  • Rubor
  • Tos
  • Dolor en estómago, espalda, músculos, brazos o piernas

Si tomas alcohol (más de 5 vasos de vino o 5 tragos de whiskey) mientras utilizas tadalafil, es probable que experimentes mareos, dolor de cabeza, ritmo cardiaco rápido y presión arterial baja, entre otros efectos.

En cuanto a contraindicaciones de tadalafil, entre las principales destacan hipersensibilidad y antecedentes de enfermedad cardiovascular.

¿Cuándo llamar al médico?

En ocasiones, tadalafil puede causar efectos secundarios graves que exigen la atención del médico, como:

  • Pérdida o disminución repentina de la visión.
  • Visión borrosa o cambios en la visión.
  • Mareos
  • Dolor en el pecho
  • Urticaria
  • Sarpullido
  • Dificultad para respirar o tragar
  • Hinchazón de la cara, garganta, lengua, labios, ojos, manos, pies, tobillos o interior de las piernas.
  • Ampollas o descamación de la piel.

Ante la presencia de cualquiera de los síntomas descritos, se debe llamar al médico de inmediato.

La información presentada es exclusivamente de carácter informativo. DI NO A LA AUTOPRESCRIPCIÓN. Antes de administrar cualquier medicina, es necesario consultar a un médico, a fin de que determine la dosis adecuada para cada paciente, con base en su cuadro clínico particular. Salud y Medicinas no se hace responsable por daños ocasionados por automedicarse.