Escitalopram, ¿qué es y para qué se usa?

Escitalopram, medicamento para depresión.

El escitalopram se prescribe para tratar la depresión y el trastorno de ansiedad generalizada.

Perteneciente al grupo de medicamentos antidepresivos llamados inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina, escitalopram actúa aumentando las concentraciones de serotonina, sustancia natural del cerebro que ayuda a mantener el equilibrio mental.

También te puede interesar Depresión: el lado triste de la juventud

¿Cómo se usa el escitalopram?

El médico prescribe escitalopram para administrarse una vez al día, por vía oral, en tabletas y solución (líquido), con o sin alimentos.

Se recomienda ingerir el medicamento a la misma hora del día, de preferencia, a fin de no olvidar hacerlo a diario.

Con frecuencia, los efectos de escitalopram se perciben después de que transcurren 1 a 4 semanas. Es importante seguir tomando el medicamento aunque el paciente se sienta mejor.

Suspender el uso del medicamento de forma súbita puede causar síntomas de abstinencia, como:

  • Cambios en el estado de ánimo.
  • Irritabilidad.
  • Agitación.
  • Mareo.
  • Entumecimiento u hormigueo en manos y pies.
  • Ansiedad.
  • Confusión.
  • Dolor de cabeza.
  • Cansancio.
  • Dificultad para dormir.

Efectos secundarios de escitalopram

Entre los efectos secundarios de escitalopram, se incluyen:

  • Náuseas.
  • Diarrea.
  • Estreñimiento.
  • Cambios en el deseo o la capacidad sexual.
  • Somnolencia.
  • Aumento de la sudoración.
  • Mareos.
  • Acidez estomacal.
  • Dolor de estómago.
  • Cansancio excesivo.
  • Sequedad en la boca.
  • Aumento del apetito.
  • Síntomas parecidos a los de la gripe (estornudos o escurrimiento nasal, por ejemplo).

De acuerdo con datos de la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos, los niños, adolescentes y adultos jóvenes que toman antidepresivos como escitalopram para tratar depresión u otras enfermedades mentales, pueden ser más propensos a desarrollar tendencias suicidas que aquellos que no tomaron estos fármacos durante el tratamiento para dichos trastornos.

¿Cuándo llamar al médico?

Se debe llamar de inmediato al médico cuando el paciente que toma escitalopram presente algunos de los siguientes síntomas:

  • Pensar en hacerse daño o quitarse la vida.
  • Planear o intentar suicidarse.
  • Preocupación extrema.
  • Agitación.
  • Ataques de pánico.
  • Dificultad para dormir.
  • Comportamiento agresivo.
  • Irritabilidad.
  • Intranquilidad intensa.
  • Excitación frenética anormal.

La información presentada es exclusivamente de carácter informativo. DI NO A LA AUTOPRESCRIPCIÓN. Antes de administrar cualquier medicina, es necesario consultar a un médico, a fin de que determine la dosis adecuada para cada paciente, con base en su cuadro clínico particular. Salud y Medicinas no se hace responsable por daños ocasionados por automedicarse.