Domperidona, ¿para qué sirve?

Domperidona

Muchas molestias gastrointestinales pueden evitarse con el uso de domperidona, medicamento que acelera el vaciamiento del estómago, por tanto, ayuda a tratar náuseasvómitodolor de estómagodispepsia funcional, pirosis y reflujo gastroesofágico.

También te puede interesar Náuseas: un síntoma, múltiples causas

¿Cómo se usa domperidona?

La domperidona es fármaco con acción antidopaminérgica que actúa impidiendo la unión de la dopamina (neurotransmisor) a sus receptores D2.

Gracias a ello, algunos de sus principales efectos son:

  • Acelerar el paso del alimento hacia el estómago.
  • Aumentar la presión del esfínter inferior del esófago, lo que reduce el riesgo de reflujo gastroesofágico.
  • Favorecer la motilidad gástrica y del duodeno, acelerando con ello el vaciamiento estomacal.
  • Acción antiemética (inhibe náuseas y vómitos).

La presentación de domperidona es en tabletas o jarabe (suspensión) para tomarse por vía oral.

  • Adultos: se sugiere una dosis de 10 mg o 10 ml de suspensión, 3 veces al día; de preferencia, antes de los alimentos o al acostarse.

Efectos secundarios de domperidona

El principal efecto secundario es la sensación de boca seca, así como:

  • Dolor de cabeza.
  • Diarrea.
  • Depresión.
  • Agitación.
  • Ansiedad.
  • Menstruación irregular.
  • Galactorrea (secreción láctea).
  • Dolor en los senos.
  • Aumento del volumen de mamas.
  • Retención urinaria.

En ocasiones, tras el uso de domperidona, se ha observado mareo y somnolencia, por lo que conviene advertir al consumidor que no debe conducir o emplear maquinaria o participar en otras actividades que requieran agudeza mental y coordinación, hasta que se haya establecido cómo le afecta este medicamento.

¿Cuándo llamar al médico?

Si los síntomas persisten, debe consultarse al médico.

La dompedirona no debe ser administrada a pacientes con historia de alergia a alguno de los componentes de la fórmula o bien, con hemorragia gastrointestinal activa.

La información presentada es exclusivamente de carácter informativo. DI NO A LA AUTOPRESCRIPCIÓN. Antes de administrar cualquier medicina, es necesario consultar a un médico, a fin de que determine la dosis adecuada para cada paciente, con base en su cuadro clínico particular. Salud y Medicinas no se hace responsable por daños ocasionados por automedicarse.