Inquietud

    SyM
3 (60 %) 10 votos
Causas y tratamiento de la inquietud

La inquietud se define como un estado emocional incómodo, caracterizado por impaciencia, nerviosismo y ansiedad. Perturba la mente, altera el sueño y se produce como respuesta del organismo ante preocupaciones provocadas por problemas de salud, familiares, escolares, laborales, económicos, o bien, ante situaciones que ponen en riesgo la seguridad personal.

Causas

  • Situaciones que amenazan la integridad familiar.
  • Problemas en escuela o trabajo.
  • Inseguridad pública y económica.
  • Preocupaciones.
  • Nerviosismo.
  • Estrés.
  • La aparición de alguna enfermedad crónica, como diabetes, hipertensión arterial o cáncer, entre otras.

Síntomas

  • Insomnio.
  • Temor a perder la salud, bienes materiales, familia o trabajo.
  • Dolor de cabeza.
  • Cansancio y falta de concentración.

Diagnóstico

  • Principalmente se basa en los síntomas y en el análisis de los acontecimientos recientes que ha vivido la persona afectada. También resulta importante conocer el entorno en el que se desenvuelve.
  • Es recomendable que se realice un examen de la salud física del individuo que tiene este malestar, ya que alguna enfermedad o dolor puede ser la causa de inquietud.

Prevención

  • Se sugiere enfrentar los problemas en el momento que se presentan.
  • La práctica deportiva libera la tensión del cuerpo y la mente.
  • Compartir las preocupaciones ayuda a resolver este malestar.
  • Romper la rutina diaria.
  • Procurar dormir 8 horas diarias.

Tratamiento

  • Si la persona no puede liberarse fácilmente de las preocupaciones que le producen inquietud, se recomienda tomar infusiones o tranquilizantes naturales de venta sin receta y la práctica de ejercicio.
  • Cuando el insomnio es persistente es recomendable tomar un medicamento de libre venta indicado para tratar este problema.
  • El dolor de cabeza puede aliviarse con un analgésico.
  • Puede recurrirse a productos auxiliares para la memoria y los que tienen ginseng, pues mejoran la falta de concentración y alivian el cansancio, respectivamente.
  • Si la inquietud se prolonga por semanas o meses debe consultarse al psicólogo o psiquiatra.
descarga este artículo en PDF