Cruda o resaca, ¡cómo curarla!