5 peligros de consumir leche de sabores

    SyM
Riesgos de las leches saborizadas
Las leches de sabores no deben ser consumidas con frecuencia.

La leche es un alimento completo, pero a muchas personas no les gusta su sabor natural. Entonces recurren a las diversas leches saborizadas que hay en el mercado, sin conocer los peligros de las leches de sabores que aquí te mencionamos.

Radiografía de las leches de sabores

¿Qué es lo que contienen estas leches para ser tan deliciosas y, a la vez, tan peligrosas?

 1.    Azúcar

La Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) señala que las leches saborizadas para niños son una forma de promover el consumo de leche en esta población, pero recomienda que consideremos que indudablemente todas agregan azúcar, lo que incrementa su contenido calórico.

Por su parte, la Asociación Mexicana de Diabetes (AMD) recuerda que la leche tiene azúcar propia (lactosa), por lo que no se necesitaría saborizar la leche de los niños (ni la de los adultos) con ningún tipo de endulzante extra (azúcar, saborizantes o, incluso, fruta).

 2.    Leche que no es leche

La misma AMD señala que, dentro del mercado de leches saborizadas debemos distinguir tres productos que no son iguales: leche con sabor, productos lácteos con sabor y productos lácteos combinados con sabor.

La diferencia está en su composición de proteínas; así la leche tiene como mínimo 30 gramos de proteína por litro (g/l); el producto lácteo, 22 g/l y el producto lácteo combinado sólo 15 g/l.

Para identificarlos, sólo debes leer detenidamente las etiquetas de los productos que consumes.

 3.    Sobrepeso y obesidad

Como todo alimento con azúcar, si es consumido en exceso, puede derivar en aumento de peso. Una porción de 240 ml de leche debería contener 12g de carbohidratos por lo que todo lo que se reporta de forma adicional, es azúcar añadida.

En los adultos, el riesgo de las leches saborizadas es que generalmente no las ingerimos solas, sino acompañadas con pan o galletas que elevan todavía más el contenido calórico.

 4.    No es sustituto alimenticio

Otro peligro de las leches de sabores es que se muchos padres (y también los niños) las utilizan como un sustituto de otros alimentos, ya sea en el lunch escolar, como colación a media tarde, o simplemente cuando el niño tiene sed. Lo que está limitando el acceso de los pequeños a otros nutrientes esenciales para su desarrollo.

 5.    Exceso de sodio y/o colorantes

Una sola de estas bebidas puede aportar casi el 15% del sodio (sal) que un niño necesita para su día. Por si fuera poco, pueden contener saborizantes y colorantes para agradar al paladar del niño y aditivos (por ejemplo, para darle consistencia espesa)

Pese a esto, los peligros de las leches de sabores son menores en comparación con darles refrescos a tus pequeños. Simplemente, consúmanlas esporádicamente.

descarga este artículo en PDF