Por qué las sandalias son malas para los pies
Por qué las sandalias son malas para los pies

Por qué las sandalias son malas para los pies

Aunque resultan cómodas, fáciles de usar y hasta de combinar con tu ropa en la playa, su uso puede poner en riesgo tu salud. Te decimos por qué las sandalias son malas para los pies, según datos de expertos.

También te puede interesar: Hongos en la alberca, ¡que no te sorprendan!

Sandalias: ¿calzado seguro?

Cuando usamos sandalias, nuestros pasos son más cortos que con flats o zapatos deportivos (tenis); en cada movimiento, los talones chocan con el suelo de una forma (no del todo vertical) que altera nuestra marcha.

De acuerdo con de la Universidad de Auburn, en Alabama, Estados Unidos, el uso de sandalias puede causar dolor en los pies, tobillos y piernas. Los investigadores descubrieron que este calzado altera la manera de andar, lo que puede provocar dolor desde los pies hasta las caderas y espalda baja.

Sandalias afectan la salud
Pueden causar dolor en pies, tobillos y piernas.

Además, el material con que se fabrican (goma, en la mayoría de casos) hace que las chanclas, como popularmente se les conoce, sean incapaces de amortiguar el impacto contra superficies duras; igualmente, al ser planas, suelen generar dolor en rodillas, espalda y cadera.

Otro factor de peligro es que el usuario suele arrugar los dedos para mantener el calzado en su sitio, en tanto el talón queda totalmente levantado y sin apoyo.

Los expertos de la Universidad de Auburn también advierten que al tensar los dedos para mantener mejor la sujeción de la sandalia, aumenta la presión y estrés en la zona.

Mayor riesgo de sufrir fascitis plantar

Si acostumbras usar chanclas por largas horas, enfrentas el riesgo de sufrir fascitis plantar, inflamación del tejido conectivo del pie, lo que se traduce también en dolor, protuberancias y cansancio (especialmente cuando tienes sobrepeso u obesidad).

Los principales síntomas de fascitis plantar incluyen:

  • Dolor y rigidez en la parte interior del talón.
  • Ardor en las plantas de los pies.

En casos severos, este problema puede requerir tratamiento a base de inyecciones de esteroides, cirugía o un procedimiento llamado terapia de ondas de choque.

Gérmenes en la piel de los pies

En virtud del material con que se fabrican (plástico, generalmente), las sandalias pueden acumular miles de hongos y/o bacterias e infiltrarse en la piel. De ahí la advertencia de que su uso frecuente y prolongado se relacione con infecciones (pie de atleta, por ejemplo), sobre todo cuando ocurren rasguños, uñas rotas o cortes en la zona.

Sandalias afectan la salud
Pueden causar dolor en pies, tobillos y piernas.

Según podólogos, el uso de chanclas debe limitarse a la playa, albercas y regaderas públicas para evitar el contagio de infecciones de la piel (pie de atleta, por ejemplo).

Igualmente, existe el riesgo de sufrir irritación debido a que la tira de la sandalia, ubicada en la zona interdigital (entre el dedo gordo y el índice) puede causar ardor o ampollas por el continuo roce y sudor que genera.

El pie de atleta es problema común, pero puede tratarse. 

Problema adicional es el daño al tendón de Aquiles, ya que al ser un calzado plano, se tensa mucho al caminar, generando que esta parte del pie poco a poco se debilite.

Por si fuera poco, un peligro más aparece cuando se usan sandalias de goma ¡para conducir!, pues en cualquier momento pueden quedarse atoradas entre los pedales y causar accidentes.

Ahora ya sabes por qué las sandalias son malas para los pies y un serio enemigo de tu salud.

¡Cuídate!

¿Tienes alguna pregunta sobre este tema?

Pregunta al Médico

Laura Ruíz

Laura Ruíz Última actualización: Lun, 06/05/2019 - 10:24