Antibióticos naturales, grandes aliados

  • SyM - Lorena Rodríguez
Antibióticos naturales
Además de deliciosas, numerosas frutas contienen sustancias que actúan como eficaces antibióticos naturales.

Los progresos de la Medicina han llevado al ser humano a desarrollar sustancias que permiten preservar la salud, como los antibióticos que, prescritos exclusivamente por el médico, son muy útiles. Sin embargo, el abuso puede producir resistencia bacteriana, lo que nos recuerda que también existen alternativas naturales.

También te puede interesar Remedios naturales contra el resfriado

Los antibióticos se elaboran a partir de seres vivos, como plantas, animales y hongos o bien, composición química derivada de los mismos, y su clasificación incluye penicilinas, cefalosporinas, aminoglucósidos, tetraciclinas, macrólidos y sulfamidas, entre otros grupos. 

Opciones seguras en... la cocina

Algunos antibióticos ya no son tan efectivos debido a que ciertos microbios han evolucionado y se han hecho resistentes a la acción de los fármacos; esto responde al mal uso que se hecho de ellos, pues mucha gente suele autorrecetarse. Sin embargo, debemos recordar que para que logren su cometido, los antibióticos deben ser prescritos por el médico.

Afortunadamente, también contamos con alternativas naturales para prevenir y curar diversas enfermedades, una de ellas son los llamados antibióticos naturales, los cuales pueden encontrarse en:

  • Ajo. Destruye e impide el crecimiento de bacterias y hongos, disminuye los niveles de colesterol y alivia cólicos.
  • Apio. Protege al organismo del ataque de bacterias y hongos, limpia los riñones, desinflama los conductos urinarios y mejora el funcionamiento del hígado.
  • Azucena. Cicatriza, desinfecta, previene de infecciones, estimula la producción de orina y alivia la inflamación.
  • Caléndula. Desinfecta, protege contra infecciones, estimula la sudoración y calma los nervios, así como la eliminación de desechos del hígado, riñones y piel.
  • Cebolla. Previene infecciones bacterianas, disminuye la presión arterial, oxigena al cuerpo y reduce la posibilidad de padecer cáncer, diabetes y ataques cardiacos.
  • Ciruela. Optimiza el metabolismo de los carbohidratos, reduce el estrés, evita el ingreso de bacterias al organismo, refuerza al sistema inmunológico (aquel que nos defiende de infecciones) y favorece la eliminación de líquidos.
  • Eucalipto. Desinfecta, aumenta la resistencia a las infecciones, baja la temperatura corporal, estimula el apetito y detiene hemorragias.
  • Fresa. Protege al sistema inmune, ataca bacterias, alivia trastornos digestivos, estimula el crecimiento de células, fortalece piel y cabello, regenera huesos y sangre, y previene contra el cáncer y arteriosclerosis (pérdida gradual de la elasticidad de las paredes de las arterias).
  • Jitomate. Protege del ataque de hongos, bacterias y parásitos, previene la obstrucción de las arterias, además de favorecer la calidad del sueño y activar la digestión.
  • Kiwi. Estimula la actividad cardiaca, refuerza venas y arterias, previene infecciones y mejora el estado de ánimo.
  • Laurel. Desinfecta, previene infecciones, aumenta la transpiración y facilita la digestión.
  • Limón. Protege de los efectos de la contaminación ambiental, ataca infecciones, fortalece al sistema inmunológico, mejora la producción de ácidos gástricos, tiene efecto tranquilizante, contribuye en el transporte de oxígeno hacia las células del organismo y previene várices y hemorroides.
  • Melón. Ejerce acción revitalizante y rejuvenecedora en huesos, dientes, piel, ojos, uñas y cabello, protege del ataque de bacterias y virus, desintoxica los tejidos del cuerpo, neutraliza los efectos de triglicéridos (tipo de grasa que predispone a padecer enfermedades cardiovasculares) y colesterol (compuesto graso que se adhiere a las arterias) y activa hormonas sexuales.
  • Naranja. Previene infecciones como gripe y resfriados, reduce el estrés, ayuda a adelgazar y mantiene la salud de piel y cabello.
  • Piña. Ataca bacterias y lombrices intestinales, descongestiona al páncreas, reduce la inflamación y alivia el mareo.
  • Rábano. Mata bacterias y hongos, previene diarrea y ayuda a combatir el cáncer.
  • Zanahoria. Protege de infecciones, mejora la agudeza visual e incrementa la formación de esperma.

Para obtener los beneficios de los antibióticos provenientes de productos naturales sólo basta con seguir dieta balanceada, y ante cualquier sospecha de infección siempre hay que acudir al médico.

descarga este artículo en PDF