Este no es el cuerpo del que te enamoraste

  • SyM - Naran Xadul.
Este no es el cuerpo del que te enamoraste. Cortesía. Naran Xdul
Este no es el cuerpo del que te enamoraste. Cortesía. Naran Xdul
Si eres mamá, seguramente te identificarás con este texto. Tener un hijo conlleva un sinfín de cambios no sólo emocionales, sino también físicos y justo esto representa la carta de una mujer que le dice a su esposo: “Este no es el cuerpo del que te enamoraste”

Y es que algunos partos dejan estragos en nuestro cuerpo, que más allá de convertirse en defectos, son huellas de vida.

“Las cicatrices, la piel colgante se convierten en el peor enemigo frente al espejo. Por ello, muchas comparten fotografías de su cuerpo en Instagram y junto a esta carta, publicada en la página de Facebook, Love What Matters, demuestran que no hay por qué rechazar nuestro cuerpo, sino aceptarlo y amarlo por todo lo que puede hacer.

"Este no es el cuerpo del que te enamoraste". Le dije a mi esposo

 

El cuerpo del que se enamoró era tonificado, tenía músculos, no había estrías en mi panza, ni en mis pechos, no tenía un espacio por la separación muscular. ..."Cabía en jeans apretados, podía entrar en una tienda, comprar cualquier tamaño y salir, sabiendo que quedaría bien. Este cuerpo de ahora no podría comprar en esas tiendas, y casi siempre usa leggings. El cuerpo de él se mantuvo igual, pero el mío cambió en todos los sentidos. Esto no es justo.

 

Me quedé frente a él, exhausta y rota, las lágrimas brotaron de mis ojos, "este no es el cuerpo del que te enamoraste".

 

Él respondió… “No es el cuerpo del que me enamoré”

 

Es un cuerpo que permitió crecer a nuestros hijos, alimentó a nuestros hijos, consoló a nuestros hijos, creó vida. Me enamoro de tu cuerpo cada día.

 

No sabía qué era el amor hasta que vi este cuerpo y descubrí todo lo que podía hacer, así que gracias."

 

Así que lejos de sentirte mal, porque tienes estrías o porque tu cuerpo no es el de antes, reconoce todo lo que has hecho por tu hijos, por ti y saber que una cicatriz o un cambio no te hace menos, al contrario, es el recordatorio de que has dado vida.

Te puede interesar

descarga este artículo en PDF