Así dañas tu colon cuando te enojas

¿Te has preguntado por qué me duele la panza cuando me enojo?
¿Te has preguntado por qué me duele la panza cuando me enojo?

Es común que cuando alguien se enoja le recomienden contar hasta 10 para calmarse, pero hay veces que aunque el enojo pasa, nos seguimos sintiendo mal. Si te has preguntado ¿por qué me duele la panza cuando me enojo?, aquí te lo explicamos.

También te puede interesar: Irritabilidad, sensibilidad emocional

Sentir que el bienestar de nuestro estómago e intestinos depende ampliamente de nuestro estado de ánimo no es coincidencia. En el sistema digestivo se concentra una gran cantidad de hormonas y terminaciones nerviosas que lo vuelven susceptible a nuestras emociones.

Serotonina

Esta hormona relacionada con la ira, el sueño, el apetito y la sexualidad se encuentra en grandes concentraciones en todo el tracto digestivo (alrededor del 90 por ciento de la serotonina producida por el organismo).

Su función en el intestino es la absorción de nutrientes y los movimientos musculares. Cuando hay una variación en los niveles, los músculos intestinales se tensan, generando presión y disminuyendo la peristalsis (movimientos digestivos)

Sangre

Al ser el enojo una reacción primaria de nuestro organismo ante una amenaza, los vasos sanguíneos viscerales (los que llevan sangre a nuestros intestinos) se contraen para concentrar el riego sanguíneo entre el cerebro y las extremidades a fin de responder a la amenaza.

También te puede interesar: Tranquilizantes naturales

Este desbalance puede generar mareos, presión arterial alta y dolor abdominal.

Acidez

Una peristalis más lenta hace que el bolo alimenticio (conjunto de alimentos por digerir) y los ácidos digestivos permanezcan más tiempo en el estómago y en los intestinos, lo cual aumenta el riesgo de úlceras.

Hambre

Una vez que el enojo pasa y que el cuerpo intenta regresar a la normalidad, la sensación de hambre resurge. Es normal que después de vivir algo que te enoje te den muchas ganas de comer abundantemente, pero si ya comiste,  no te excedas.

Enojarse es inevitable, pero ahora que sabes por qué te duele la panza cuando te enojas, tendrás más razones para calmarte lo más rápido posible.

 

descarga este artículo en PDF