Uso excesivo del celular, asociado a depresión y ansiedad

La adicción al celular puede abrir la puerta a la depresión.

Utilizar el teléfono celular todo el tiempo puede generar emociones que resultan difíciles de manejar, como depresión y ansiedad, según reciente investigación.

Un estudio de la Universidad de Toledo, en Ohio (Estados Unidos), en el que participó un grupo de jóvenes, vinculó el uso problemático del smartphone con la falta de capacidades emocionales.

Cabe señalar que un uso problemático de estos dispositivos se refiere a permitir que interfieran de forma negativa en nuestra vida diaria, llevándonos a dormir menos, a perder tiempo en el trabajo o a retrasarnos en nuestras tareas, por ejemplo.

La investigación se llevó a cabo entre 261 estudiantes universitarios, en quienes se midieron los niveles de tolerancia a emociones negativas y su capacidad para la consciencia o atención plena (cualidad que determina la habilidad del individuo para centrarse en el momento presente, dejando de lado preocupaciones por el futuro y sucesos pasados).

La evaluación de estas capacidades permitió predecir, un mes después, quiénes experimentarían un "uso problemático" del teléfono inteligente.

Los jóvenes que se enfrentaban mejor a sus emociones negativas y se mostraban más atentos al momento presente, eran menos propensos a informar sobre problemas asociados a su smartphone. Por el contrario, los estudiantes con más dificultades para manejar la angustia y depresión, además de ser menos conscientes del momento, admitieron más problemas vinculados al uso de su dispositivo.