Cigarro y asma: ¡pésima combinación!