Escarlatina

Escarlatina, Fiebre escarlata

La escarlatina (también llamada fiebre escarlata) es Infección provocada por bacterias estreptococos beta hemolíticos del grupo A, que se introducen al organismo mediante o con gotas de saliva de un individuo infectado, aunque también se puede contraer por el o con las llagas de las infecciones de la piel causadas por estreptococos del grupo A.

Estos producen tres diferentes toxinas que desencadenan los síntomas de escarlatina, entre ellos:

  • Fiebre superior a 38.3 °C.
  • Dolor de cabeza y muscular.
  • Molestias en amígdalas o garganta (esta última se cubre de placas blancas), puede causar dolor al tragar.
  • Náuseas y vómito.
  • Cansancio.
  • Erupción de color rojo intenso que inicia en pliegues del cuerpo (axilas, codos e ingles).
  • Enrojecimiento de lengua, también puede estar cubierta con una capa blancuzca y verse hinchada (lengua "aframbuesada").

Lengua aframbuesada en escarlatina

Por lo general, es enfermedad leve que afecta con más frecuencia a los niños entre los 5 y 15 años.

La prueba de estreptococos implica tomar una muestra de la garganta con un hisopo y analizarla para detectar las bacterias estreptocócicas del grupo A. Si la prueba es positiva, la infección se trata con antibióticos durante 10 días.

La toma del medicamento debe ser rigurosa para destruir la bacteria y así evitar la aparición de complicaciones, como fiebre reumática (enfermedad que puede afectar al corazón, articulaciones, piel y cerebro) o daño renal (inflamación de los riñones llamada glomerulonefritis posestreptocócica).