Eritromicina

Eritromicina, Antibiótico

La eritromicina es un tipo de antibiótico producido mediante la bacteria Streptomyces erythreus (o Saccharopolyspora erythraea). Se emplea para combatir diversas inflamaciones infecciosas en boca, órganos sexuales, pulmones, articulaciones, piel y septicemias:

  • Neumonía.
  • Anginas.
  • Tos ferina.
  • Sinusitis.
  • Difteria.
  • Otitis (en asociación con otros medicamentos).
  • Bronquitis aguda o crónica.
  • Infecciones de la piel de origen bacteriano como dermohipodermitis infecciosa, erisipela o impétigo resistente a antibióticos tópicos.
  • Enfermedades de transmisión sexual (ETS) como sífilis.
  • Acné inflamatoria leve o moderada.
  • Prevención de la fiebre reumática recurrente.

¿Cómo se usa?

Envasada en forma de cápsulas y tabletas de liberación retardada (libera el medicamento en el intestino para evitar que los ácidos del estómago desintegren el medicamento) o suspensión (líquido) para tomar por vía oral, así como ungüentos oftálmicos o tópicos y en forma inyectable.

Normalmente se toma con o sin alimentos cada 6, 8 o 12 horas, según la indicación médica y la .

La duración del tratamiento con eritromicina dependerá de la enfermedad, pudiendo abarcar desde 7 a 10 días, 6 a 12 semanas o, incluso, hasta 6 meses.

La eritromicina atraviesa con facilidad la barrera placentaria, y se han descrito concentraciones bajas en sangre del feto, por lo que su uso en el embarazo debe ser indicado y vigilado por el médico.

Las tabletas de eritromicina no deben partirse por la mitad antes de administrarse.

Efectos secundarios de la eritromicina

Informa al médico si alguno de estos síntomas es intenso o no desaparece:

  • Molestias estomacales.
  • Diarrea.
  • Vómitos.
  • Dolor de estómago.
  • Pérdida de apetito.

¿Cuándo llamar al médico?

Si experimenta algunos de los siguientes síntomas, consulta a tu médico pues pueden ser señales graves:

  • Sarpullido.
  • Picazón.
  • Urticaria.
  • Dificultad para respirar o tragar.
  • Sibilancia.
  • Ictericia en piel u ojos.
  • Orina oscura.
  • Heces pálidas.
  • Cansancio inusual.
  • Dolor en la parte superior derecha del estómago.
  • Convulsiones.
  • Alteraciones del ritmo cardiaco.
  • Diarrea intensa con o sin fiebre y calambres estomacales.

La información presentada es exclusivamente de carácter informativo. DI NO A LA AUTOPRESCRIPCIÓN. Antes de administrar cualquier medicina, es necesario consultar a un médico, a fin de que determine la dosis adecuada para cada paciente, con base en su cuadro clínico particular. Salud y Medicinas no se hace responsable por daños ocasionados por automedicarse.