Ceftriaxona

¿Qué es la ceftriaxona y en qué tratamiento se preescribe?

¿Para qué sirve la ceftriaxona? La ceftriaxona es medicamento antibiótico del grupo de cefalosporinas, por lo que funciona matando bacterias (bactericida), como Neisseria gonorrhoeaeN. meningitidisProteus mirabilisEscherichia coli y Salmonella sp., entre otras, las cuales son responsables de gran variedad de infecciones.

¿Cómo se usa la ceftriaxona?

La ceftriaxona es de uso parenteral (debe inyectarse) en el tratamiento de enfermedades como:

  • Gonorrea.
  • Enfermedad pélvica inflamatoria.
  • Meningitis.
  • Infecciones de los pulmones, oídos, piel, tracto urinario, sangre, huesos, articulaciones y abdomen.

También se utiliza antes de ciertos tipos de cirugía para prevenir infecciones que pueden presentarse después de la operación.

La ceftriaxona está contraindicada en pacientes con hipersensibilidad a las cefalosporinas.

Efectos secundarios de ceftriaxona

En términos generales, se trata de medicamento bien tolerado; los efectos secundarios que se han observado durante su administración son reversibles.

Dentro de estas reacciones, ocasionalmente pueden observarse efectos como:

  • Dolor.
  • Sensibilidad.
  • Endurecimiento o calor en el lugar donde se administró.
  • Piel pálida, debilidad o falta de aliento cuando se practica ejercicio.
  • Diarrea.

¿Cuándo llamar al médico?

Se recomienda llamar o acudir al médico en caso de sobredosis de ceftriaxona, así como al presentarse efectos secundarios graves, como:

  • Sarpullido.
  • Heces líquidas o con sangre.
  • Cólicos estomacales.
  • Fiebre.
  • Sensibilidad, dolor o distensión estomacal.
  • Náusea y vómitos.
  • Acidez.
  • Dolor de pecho.
  • Micción dolorosa o irregular (más o menos frecuente de lo usual).
  • Inflamación de piernas y pies.
  • Descamación, ampollas o desprendimiento de la piel.
  • Inflamación de la garganta o lengua.
  • Convulsiones.

La información presentada es exclusivamente de carácter informativo. DI NO A LA AUTOPRESCRIPCIÓN. Antes de administrar cualquier medicina, es necesario consultar a un médico, a fin de que determine la dosis adecuada para cada paciente, con base en su cuadro clínico particular. Salud y Medicinas no se hace responsable por daños ocasionados por automedicarse.