Bicarbonato de sodio

Bicarbonato de sodio

El bicarbonato de sodio un agente alcalinizante (antiácido) absorbible de acción rápida. Comúnmente es usado por vía oral para aliviar la pirosis (acidez estomacal) e indigestión ácida

También es utilizado de forma intravenosa en el tratamiento de acidosis metabólica (afección en la que hay demasiado ácido en los líquidos corporales) que es consecuencia de desórdenes como queratosis diabética (sobrecrecimiento y engrosamiento de la piel en personas con diabetes), diarrea, problemas renales y shock (afección potencialmente mortal que se presenta cuando el cuerpo no está recibiendo un flujo de sangre suficiente).

Al ser ingerido oralmente produce una alcalinización del ácido clorhídrico del jugo gástrico, mientras que al ser inyectado intravenosamente ocasiona una alcalinización sistémica, es decir, de todo el cuerpo, amortiguando el pH (grado de acidez) de la sangre. Tiene un tiempo de absorción de hasta 30 minutos y una duración de 1 a 3 horas. 99% se reabsorbe por el riñón, cuando la función de este es normal, y el resto se elimina por la orina.

El bicarbonato excedente de la neutralización que se elimina por orina actúa como alcalinizante urinario, por lo que es utilizado para disminuir los niveles de acidez de la micción así como para prevenir la aparición y disolver cálculos renales. Su presentación en polvo también es utilizada en picaduras de insectos así como para calmar la comezón en la piel producida por reacciones alérgicas a plantas, entre otras aplicaciones y remedios.

¿Cómo se usa el bicarbonato de sodio?

Consulta a tu médico o farmacéutico antes de utilizarlo. Ciertos medicamentos pueden interactuar con el bicarbonato de sodio, en estos casos cambiar las dosis o interrumpir el tratamiento. En general, se debe evitar la administración conjunta con cualquier medicamento que pueda presentar toxicidad a nivel renal.

Las presentaciones del bicarbonato de sodio son:

Polvo. El bicarbonato de sodio en polvo es un compuesto cristalino soluble en agua, de color blanco, sin olor y con sabor salino. En caso de acidez estomacal, se toma 1 ó 2 horas después de las comidas, siempre disuelto en al menos 120 ml de agua.

Comprimidos. Los comprimidos efervescentes de bicarbonato se toman disueltos en un vaso con agua, una vez que hay cesado la efervescencia, con el fin de disminuir la distensión abdominal. 1 a 2 comprimidos efervescentes de 20 minutos a 1 hora después de las comidas o cuando se presenten molestias.

Cápsulas. Generalmente se prescriben dosis de 500 mg y 1 g por cápsula.

Solución inyectable. Se administra por vía intravenosa con dosis que dependen de las necesidades y condiciones del paciente. Una dosis promedio es de 2 a 5 miliequivalentes por kg durante 4 a 8 horas.

Efectos secundarios del bicarbonato de sodio

Al igual que todos los medicamentos, el bicarbonato sódico puede presentar efectos adversos. Son inusuales, pero llegan a presentarse cuando se administra en dosis elevadas o con demasiada velocidad. Algunos de los efectos secundarios del bicarbonato de sodio son:

  • Acidosis láctica (acumulación de ácido láctico en el torrente sanguíneo).
  • Acidosis paradójica intracelular y de líquido cefalorraquídeo (disminución del pH en las células y el líquido de la médula espinal).
  • Alcalosis metabólica (puede ser causada por una excesiva administración, especialmente en pacientes con difusión renal. El aumento de nivel de bicarbonato hace que el cuerpo esté demasiado alcalino).
  • Arritmia (alteración del ritmo cardiaco).
  • Aumento en la cantidad de sodio (lo cual puede ser contraproducente para quienes siguen un régimen alimenticio bajo en sodio).
  • Cambios de humor.
  • Debilidad muscular.
  • Dolor de cabeza.
  • Edema (acumulación excesiva de líquidos).
  • Estado hiperosmolar (aumento en sangre de la concentración de sodio, glucosa y otras sustancias que normalmente llevan agua al torrente sanguíneo).
  • Hemorragia cerebral.
  • Hipernatremia (niveles altos de sodio en sangre).
  • Hipertonía (tensión extrema de los músculos).
  • Hipocalcemia (niveles bajos de calcio en sangre).
  • Hipocaliemia (niveles bajos de potasio en sangre).
  • Hipotensión (descenso de la presión arterial).
  • Hipoxia (disminución de los niveles de oxígeno por debajo de la normalidad en sangre o tejidos).
  • Inflamación de pies o piernas.
  • Malestar estomacal, como diarrea y retortijones.
  • Necesidad de orinar con frecuencia.
  • Necrosis, úlcera o descamación en el lugar de inyección.
  • Pérdida de apetito.
  • Sangre en heces y orina.
  • Sed.
  • Tetania (espasmos musculares prolongados).
  • Úlceras.
  • Vómitos (con un material parecido a granos de café).

La seguridad de su uso durante el embarazo y lactancia no ha sido establecida, por lo que en estos casos debe utilizarse únicamente cuando sea necesario y los beneficios justifiquen los riesgos. En menores de 2 años, las soluciones concentradas de bicarbonato pueden producir exceso de sodio (hipernatremia), descenso de la presión arterial y hemorragia intracraneal.

¿Cuándo llamar a un médico?

Antes de usar esta sustancia, consulta a tu médico e infórmale sobre otros fármacos que estés utilizando, incluso si son de libre venta, ya que pueden causar interacciones o disminuir su efecto. También comunícale si has sufrido hipertensión, insuficiencia cardiaca, enfermedades del riñón, así como hemorragias en estómago e intestinos.

Visita tu médico si los síntomas no mejoran o empeoran. No tomes este medicamento durante más de 2 semanas a menos que tu médico lo indique. Si los síntomas vuelven a aparecer con frecuencia, consulta a un profesional de la salud.

La información presentada es exclusivamente de carácter informativo. DI NO A LA AUTOPRESCRIPCIÓN. Antes de administrar cualquier medicina, es necesario consultar a un médico, a fin de que determine la dosis adecuada para cada paciente, con base en su cuadro clínico particular. Salud y Medicinas no se hace responsable por daños ocasionados por automedicarse.