Betametasona

Betametasona

La betametasona es medicamento esteroide con numerosas aplicaciones en medicina por su acción antiinflamatoria, antiprurítico (que alivia la comezón) y vasoconstrictora.

¿Cómo se usa la betametasona?

Este principio activo se usa para tratar prurito (picazón), enrojecimiento, sequedad, la formación de costras, despellejamiento, inflamación y el malestar provocados por diversas afecciones de la piel (dermatitis pruriginosas o eczema, entre otras).

Igualmente, la betametasona se emplea en el tratamiento de enfermedades respiratorias, como asma o fibrosis pulmonar, además de afecciones oftalmológicas y digestivas.

Enfermedades reumáticas, neurológicas, endocrinas y renales también se tratan con betametasona.

El medicamento se presenta en forma de cremas, ungüentos, aerosol, loción o gel para el alivio de trastornos epidérmicos; también se administra vía oral en caso de reacciones alérgicas o bien, por vía intramuscular para afecciones reumáticas, alérgicas, dermatológicas o relacionadas con el colágeno. Asimismo, existen preparados oftálmicos y gotas intranasales con betametasona.

El uso de betametasona debe realizarse siguiendo al pie de la letra las indicaciones del médico.

Efectos secundarios de betametasona

Por lo general, no provoca efectos secundarios, sin embargo, cuando ocurren pueden incluir:

  • Sequedad o resquebrajamiento de la piel.
  • Acné.
  • Prurito (picazón).
  • Ardor e irritación general de la piel.
  • Cambio en el color de la piel.

El empleo de betametasona está contraindicado en pacientes con historia de hipersensibilidad a la sustancia.

Asimismo, nunca debe administrarse a pacientes con enfermedades infecciosas, particularmente infecciones virales, como herpes, herpes zoster, varicela y ciertas hepatitis.

¿Cuándo llamar al médico?

Si se experimenta sarpullido severo (erupciones en la piel), dificultad para tragar o respirar, resoplo (respiración con silbido) e infección en la piel (enrojecimiento, inflamación, exudado o descarga de pus), deberá llamarse al médico de inmediato.

La información presentada es exclusivamente de carácter informativo. DI NO A LA AUTOPRESCRIPCIÓN. Antes de administrar cualquier medicina, es necesario consultar a un médico, a fin de que determine la dosis adecuada para cada paciente, con base en su cuadro clínico particular. Salud y Medicinas no se hace responsable por daños ocasionados por automedicarse.