Depresión, camino al suicidio

    SyM
0 (0 %) 0 votos
Causas de depresión y suicidio

Las causas de depresión son muy diversas, entre las más comunes podemos mencionar las siguientes:

  • Género. La posibilidad de padecerla es dos veces más frecuente en mujeres.
  • Estado civil.  Suele presentarse sobre todo en solteros, viudos o divorciados, así como en parejas que tienen constantes problemas conyugales.
  • Sexo. Quien carece de relaciones íntimas puede desarrollarla.
  • Pérdidas. Puede derivarse de problemas económicos causados por estar desempleado,  así como por la muerte de un ser querido o disminución del estatus social.
  • Enfermedad. Aquel que presenta afección crónica (de larga duración) caracterizada por dolor, soledad y aislamiento tiende a deprimirse.
  • Pobreza. Es más frecuente en personas que viven en áreas urbanas y en niveles socioeconómicos bajos. 
  • Entorno. Puede padecer el trastorno quien haya enfrentado eventos estresantes en el último año.
  • Genética. Poseer antecedentes familiares de depresión contribuye a desarrollar el problema.
  • Edad. Puede presentarse cuando alguien alcanza la jubilación.

Grave consecuencia

La depresión muchas veces lleva a las personas a cometer suicidio. Desde la perspectiva de género, los hombres logran su cometido más que las mujeres, aunque éstas realizan mayor número de intentos. Estadísticamente, por cada 100 mil habitantes, 6 hombres y 1 mujer intentaron suicidarse. Hasta el momento es imposible predecir quién atentará contra su vida; no obstante, más del 60% de las personas que han intentado suicidarse acudieron al médico en los seis meses previos al atentado.

Los factores de riesgo para que alguien atente contra su vida son:

  • Depresión mayor.
  • Alcoholismo.
  • Antecedentes suicidas.
  • Incremento de la edad.
  • Viudez.
  • Desempleo.
  • Ausencia de pareja.
  • Padecer enfermedad crónica o terminal.
  • Poseer armas en casa.

El suicidio no se induce si se le pregunta a la persona si es que piensa realizarlo, ya que en general es un alivio para el individuo poder expresar la intención suicida. Por ello, todos los intentos de suicidio deben ser tomados en cuenta, ya que una persona puede intentar suicidarse con la intención de sólo llamar la atención. Para apoyarlo a manejar la depresión, el paciente requiere de farmacoterapia y psicoterapias (cognitivo conductual, interpersonal, psicoanálisis o alguna otra).

Terapia

La meta del tratamiento de depresión farmacológico es que en la fase aguda se logre la remisión (desaparición) de los síntomas del trastorno para restaurar el funcionamiento social y laboral, minimizando recaídas y riesgo de recurrencias. El esquema terapéutico consta de 3 fases:

  • Fase aguda. La meta es la mejora y remisión.
  • Fase de continuación. Se trata de mantener la remisión.
  • Fase de mantenimiento. Se protege al paciente susceptible de la recaída.
descarga este artículo en PDF