Tipos de orgasmos femeninos, ¿cuál prefieres?

  • SyM - Jenny Ramírez
3 (60 %) 22 votos
Tipos de orgasmos femeninos, Cómo es el orgasmo de una mujer
Orgasmo de clítoris y vaginal son sólo algunos de los tipos de orgasmos femeninos que puedes alcanzar.
¡Dichosas las mujeres que pueden tener orgasmos múltiples en una sola relación sexual!... ¡Un momento!, ¿no los has tenido? ¡Pues es momento de comenzar a "trabajar"! Conoce los tipos de orgasmo que podrías tener y cómo llegar a ellos.

¿Cómo excitar a una mujer?

¡Todo comienza con la mente! Bien dicen que es el afrodisíaco más poderoso, sobre todo para la mujer. Incluso algunas chicas logran orgasmos mentales con sólo pensar en sus fantasías, contraer sus músculos y llevar un ritmo adecuado de respiración (otras incluso sólo con besos).

Así que no dudes en realizar un buen "jugueteo" previo, decirle cosas estimulantes a tu pareja y hacerla liberar emociones y sensaciones.

Y tú, mujer, no le dejes todo el trabajo a tu pareja: en la medida en que conozcas tu propio cuerpo y cuáles son tus zonas erógenas, será más fácil que puedas guiar a tu hombre "por el camino correcto".

Una vez dominado esto, ¡manos a la obra!

Orgasmo de senos

Los senos, especialmente pezones, están conectados al aparato genital femenino. Estimularlos es como una avalancha de sensaciones que van directo al clítoris y vagina.

Deja que tu pareja toque, acaricie, bese, lama y juguetee con ellos, encuentra la forma más placentera para ti ¡y no dudes en revelársela!

Orgasmo clitoriano

El clítoris es el más fácil de "encontrar", pues se asoma en la vulva vaginal. Presionarlo y/o acariciarlo con dedos, palmas de las manos, pene o algún juguete sexual, además de lamerlo es como detonar una bomba de terminales nerviosas (más de las que tiene el miembro masculino).

Incluso la simple fricción del pubis del hombre (en posiciones como la del misionero) logra el orgasmo de clítoris.

Pero hay que hacerlo con cuidado y según el ritmo de tu preferencia, pues la zona se vuelve tan sensible, que el exceso de fricción puede lastimarte.

Orgasmo vaginal

Las paredes vaginales también están llenas de terminales nerviosas, ¡pero hay que estimularlas! ¿Cómo? Con la presión del pene o los dedos (de tu pareja ¡o los tuyos!). Busquen una posición cómoda y disfruten de este tipo de orgasmo más profundo.

Orgasmo del punto G

En las mujeres, el punto G es toda una zona situada debajo del hueso púbico (por supuesto, al interior de la vagina, detrás del pubis) que mide entre 2 y 3 cm. Llegar a esta zona tan sensible no es sencillo y requiere mucha práctica, pero te prometo que la recompensa es gratificante.

Alcanza el orgasmo del punto G realizando movimientos circulares y con cuidadosa penetración profunda. Las posiciones en que la mujer está boca abajo son más recomendables.

Orgasmo del punto A

La mujer está llena de puntos sexuales a estimular. El punto A se encuentra entre el punto G y el cuello uterino. Es un área muy profunda que, incluso siendo excitada, no se torna hipersensible. De esta forma, permite continuar con la estimulación para tener más orgasmos.

Para alcanzarlo, la posición del "perrito" (doggy style) es la más fácil, pues requiere penetración desde atrás hacia adelante.

Orgasmo del punto U

Se trata de la estimulación de la uretra femenina, es decir, la apertura por donde sale la orina. Alrededor de ella hay varios tejidos eréctiles de alta sensibilidad. ¿Cómo estimular el punto U? De forma similar a la estimulación del clítoris.

Orgasmo cervical

El cérvix se encuentra al fondo de la vagina (fórnix posterior), y es estrecho y flexible, pero llegar a él no es tan sencillo, punto a favor para que tú y tu pareja hagan mucho "la tarea" y platiquen sobre sus posiciones sexuales preferidas.

Es más recomendable intentarla días antes de tu menstruación (periodo en el que el cérvix baja más de lo normal). Comiencen con la posición del misionero para continuar con el doggy style.

Dicen los expertos que este tipo de orgasmo femenino es el más profundo y que la sensación te puede durar varios días.

Orgasmo anal

Para las más osadas, la estimulación anal es la opción, pero debe realizarse con ciertas precauciones, como limpieza de la zona, uso del preservativo masculino y lubricante (entre menos experiencia tengas en este tipo de penetración, debes usar más lubricante).

Al estimular el ano se puede excitar indirectamente el punto G y el cérvix. Platica con tu pareja si estás dispuesta a realizar este tipo de penetración e inténtenla poco a poco.

Orgasmo múltiple

Lo que los hombres nos envidian es que nosotras podemos alcanzar el multiorgasmo. Persistencia y concentración son claves para tener orgasmos múltiples.

Después de alcanzar alguno de los orgasmos femeninos mencionados, relájense, pero sigan estimulándose sobre todo nuevas zonas erógenas.

Comparte este contenido con tu pareja para que sepa cómo es el orgasmo de una mujer y te lleve ¡a las nubes!
descarga este artículo en PDF