Labioplastía, reducción de labios vaginales

  • SyM - Laura Ruiz
Labioplastía, Cirugía íntima, Cirugía en labios vaginales
Aunque muchas mujeres pretenden someterse a ella, solo un médico puede indicar quién es candidata a una labioplastía.

Las cirugías estéticas son cada vez más accesibles y eficaces, por ello, más personas recurren a ellas para corregir algún defecto físico o conseguir mejor apariencia; en este sentido, las operaciones de rejuvenecimiento vaginal son buen ejemplo.

¿Qué es la labioplastía?

Dentro de las llamadas cirugías íntimas femeninas, la labioplastía es la intervención que permite reducir, reconstruir, modificar y/o armonizar el tamaño y forma de los genitales externos de la mujer (labios menores y labios mayores que rodean la vulva) sin producir pérdida de sensibilidad en la zona, además de que el resultado es una cicatriz totalmente invisible.

La también llamada ninfectomía inicialmente se creó (década de 1970) para corregir anomalías congénitas en la vagina, pero con el tiempo se transformó en uno de los procedimientos más demandados para mejorar el aspecto de la zona íntima femenina.

¿Soy candidata a una labioplastía?

Tener labios vaginales con forma y/o tamaño irregular no es un tema del que se hable abiertamente; sin embargo, es una condición por la que muchas mujeres acuden al médico porque provoca problemas como:

  • Dificultad para mantener correcta higiene íntima, sobre todo durante la menstruación.
  • Molestias al usar ropa o trajes de baño ajustados.
  • Dolor al practicar ciertos deportes (ciclismo, gimnasia, etc.).
  • Incomodidad durante las relaciones sexuales.

Asimismo, es frecuente que los labios menores vaginales pierdan su forma o firmeza original a consecuencia del paso del tiempo o por haber tenido varios partos.

De manera que si el tejido labial en la vagina se observa excesivamente grande, asimétrico o descolgado, y representa una molestia física, el médico puede considerar la realización de labioplastía.

Es importante señalar que no debe realizarse la reducción de labios vaginales a menores de 18 años, pues éstos siguen desarrollándose hasta la edad adulta. Si se realiza modificación temprana, puede que el tejido siga creciendo después y/o haya pérdida de sensibilidad.

Tipos de labioplastías

  • Reducción de labios menores (la más frecuente).
  • Aumentar o disminuir los labios mayores.

Para la cirugía de labios genitales suele emplearse anestesia local y, generalmente, se lleva a cabo de manera ambulatoria (la paciente regresa a casa el mismo día) y en poco tiempo (30 a 60 minutos, máximo).

Particularmente, la cirugía de reducción de labios menores se realiza con tecnología láser, lo cual previene sangrado e inflamación en la zona; así, la paciente se recupera de manera rápida, aunque se le recomienda reposo absoluto durante 24 horas, por lo menos.

Para una completa cicatrización, los médicos aconsejan no practicar ejercicio físico ni mantener relaciones sexuales hasta que haya transcurrido, al menos, un mes después de la operación.

Ahora bien, si se desea aumentar los labios vaginales, se infiltra ácido hialurónico o grasa autóloga (del mismo cuerpo de la paciente); esta intervención se requiere cuando han perdido la elasticidad o se pretende aumentar relieve de los mismos.

Como cualquier procedimiento quirúrgico, la labioplastía supone riesgos, aunque son bastante raros, por ejemplo:

  • Infecciones (por ser un área muy delicada).
  • Pérdida de sensibilidad temporal.
  • Hematomas.
  • Inflamación.
  • Cicatrización irregular.

Es importante que la paciente siga al pie de la letra las indicaciones del médico y le informe sobre cualquier molestia posterior a la cirugía. De hecho, se recomienda usar toallas íntimas tras la labioplastía, las cuales se deben cambiar hasta que el sangrado desaparezca por completo.

Aunque te hayas identificado con alguno de los factores para llevar a cabo una cirugía de labios genitales, o tengas amigas que se han sometido a ella con resultados exitosos y te animen a imitarlas, únicamente el médico y/o cirujano plástico puede determinar si eres candidata y cuáles serían los beneficios y/o riesgos en tu caso.

descarga este artículo en PDF