Bisexualidad, mitos y verdades

  • SyM - Norma Francelia Chávez Chávez
Mitos sobre bisexualidad, Prejuicios y sexualidad
La bisexualidad no es sinónimo de inmadurez ni se trata de orientación temporal.

La sexualidad humana está llena de mitos que, por lo general, impiden el pleno disfrute de la vida misma, y el tema de la bisexualidad no es la excepción; combatirlos con información es lo mejor para diferenciar entre mentira y realidad.

Mentiras que dañan la sexualidad

Aunque existe mayor apertura para hablar de bisexualidad, quienes la asumen no tienen un camino fácil; cuando deciden descubrir y/o aceptar abiertamente su orientación sexual, suelen padecer rechazo social y discriminación. ¿La razón? Deben enfrentarse a algunos mitos como los siguientes:

1.    Es sólo "una etapa". Estudio dirigido por la Dra. Lisa M. Diamond, de la Universidad de Utah, en Estados Unidos, analizó durante 10 años la conducta de 79 mujeres que se describieron como lesbianas, bisexuales o sin elección específica, para observar la evolución de su preferencia sexual. Además de descartar que la bisexualidad sea "periodo de transición" (las participantes mantuvieron esta condición todo el tiempo), la investigación concluyó que la orientación sexual no cambia, aunque la persona pase por periodos de reconocido lesbianismo o heterosexualidad.

2.    Inmadurez e indecisión identifican a los bisexuales. Especialistas consideran natural que personas bisexuales y homosexuales (gays y lesbianas) pasen por un periodo de indecisión mientras se asumen como tales, lo que no implica falta de madurez emocional.

3.    No practican la monogamia.  Los individuos bisexuales se sienten atraídos por el sexo masculino y femenino a la vez, pero esto no significa que requieran sostener una relación simultánea con ambos para sentirse a gusto. El mencionado trabajo de la Dra. Diamond descubrió que durante los años que duró el estudio, la mayoría de mujeres estaban involucradas en relaciones monógamas de más de un año (ya fuera con mujeres o varones).

4.    La bisexualidad propicia la proliferación del VIH. El riesgo de contraer el virus de inmunodeficiencia (VIH) u otras infecciones de transmisión sexual no se relaciona con la preferencia sexual del individuo, sino con el hecho de tener sexo sin protección, compartir agujas contaminadas o recibir transfusiones de sangre infectadas.

5.    Varones bisexuales son "más hombres" que los homosexuales. En realidad, los bisexuales que ejercen cierta discriminación sexual hacia homosexuales no disfrutan la vida y se niegan a aceptar que su orientación sexual también implica homosexualidad.

6.    Bisexual es sinónimo de swinger. Las diferentes prácticas sexuales no dependen específicamente de la orientación sexual, por lo que el intercambio de parejas (swinger) o la promiscuidad no ocurren más en la población bisexual que en otros grupos sociales. El ser bisexual no "obliga" a tener múltiples parejas.

7.    Es difícil satisfacer sexualmente al bisexual. Hay quienes se sienten inseguros de poder satisfacer sexualmente a las personas bisexuales pensando erróneamente que siempre les hará falta "el otro" sexo. No obstante, como en toda persona, factores físicos y/o psicológicos influyen para disfrutar de las relaciones sexuales, independientemente de su orientación sexual.

El reconocimiento y respeto a todo tipo de identidad y orientación sexual es el primer paso para disipar los mitos de la bisexualidad. Eliminar los prejuicios sexuales permite que las personas bisexuales se sientan más comprendidas y con libertad para vivir saludable y responsablemente.

descarga este artículo en PDF