Guía de alimentación para esclerosis múltiple

  • SyM - Cecilia Jiménez
3.1 (61 %) 14 votos
Alimentación para esclerosis múltiple, Dieta para esclerosis múltiple
Una dieta equilibrada puede mejorar los síntomas de esclerosis múltiple.

Se calcula que 2.5 millones de personas en el mundo sufre esta enfermedad crónica para la que no existe cura, sin embargo, una dieta adecuada puede ayudar a controlar sus síntomas y mejorar la calidad de vida del paciente. ¡Aquí, una guía de alimentación para esclerosis múltiple!

El cuerpo se ataca a sí mismo

Algunos le llaman la "enfermedad de las mil caras" porque sus síntomas son diversos, incluso, pueden no manifestarse aún cuando la afección sigue avanzando. No obstante, los signos de esclerosis múltiple (EM) generalmente incluyen:

  • Alteraciones de la vista (visión borrosa).
  • Falta de agudeza visual por más de 24 horas, acompañada de dolor cuando hay movimiento ocular.
  • Debilidad muscular.
  • Problemas con la coordinación y equilibrio.
  • Entumecimiento, picazón o pinchazos.
  • Problemas con el pensamiento y memoria.

Una vez diagnosticada, la afección se convierte en "compañera permanente" y convivir con ella significa, entre otras cosas, aprender a conformar una dieta adecuada a las necesidades del paciente, en su mayoría (70%), mujeres, aunque es más agresiva en hombres.

¿Más fácil…? ¡Imposible!

Elegir alimentos nutritivos para todos los días es vital en el tratamiento de la esclerosis múltiple; para conseguir este objetivo, conviene:

Yogurt bajo en grasa, Dieta esclerosis múltiple

  • Menos grasas. Se ha demostrado que incrementar la ingesta de calorías derivadas de las grasas puede elevar el riesgo de sufrir brotes de esclerosis múltiple. Por el contrario, entre más porciones de verduras y grasas "saludables" (insaturadas) se ingieran, más se reduce la probabilidad de enfrentar complicaciones de la enfermedad.
  • Más fibra. Una dieta alta en fibra es "aliada" del sistema digestivo, es decir, reduce el peligro de pasar días con estreñimiento y ayuda a combatir la obesidad, lo cual es fundamental, pues el sobrepeso suele agravar síntomas de EM, como la fatiga.
  • Pescado con frecuencia. Los pescados azules son ricos en Omega 3, los cuales, según investigadores, podrían reducir la duración y severidad de los brotes de EM. Las nueces y linaza también son fuentes importantes de Omega 3 y pueden añadirse a ensaladas o yogurt como colación.
  • Agua en abundancia. La deshidratación abre la puerta a la fatiga y el estreñimiento, síntomas frecuentes de esclerosis múltiple. Para prevenirla, conviene beber mínimo 8 vasos de agua al día (aproximadamente 2 litros). Además, la sensibilidad al calor es otro signo común de esta enfermedad, una razón más para mantener una correcta hidratación.
  • Yogurt a menudo. El yogurt contribuye al equilibrio de la flora intestinal, el cual puede verse afectado por los medicamentos para la EM; de ahí que aparezcan con frecuencia problemas como diarrea o hinchazón. Además, es alimento que brinda calcio y vitamina D, la cual ayuda a desacelerar el avance de la enfermedad. Lo mejor es consumirlo en su versión sin grasa.
  • Preparación anticipada. Dedicar un día a la semana para preparar los ingredientes o platillos le evitará al paciente la necesidad de pasar horas cocinando cada día, lo que supone menos fatiga y más tiempo para disfrutar los alimentos en la mesa.
  • Separar ingredientes. Utilizar bolsas de plástico con cierre hermético para guardar (en la alacena o refrigerador) ingredientes nutritivos, hará más fácil y rápida su preparación. Incluso, se puede anotar en la bolsa si el contenido es para desayuno, comida, cena o colación.
  • Disfrutar alimentos suaves. Cuando el paciente tiene dificultades para tragar alimentos duros, puede optar por otros suaves, como arroz, sopas, vegetales cocinados o gelatinas, por ejemplo. Masticará menos y reducirá la fatiga al final de la comida.

Que una enfermedad como la esclerosis múltiple sea crónica e incurable no significa bajar la guardia, al contrario, puede ser un aliciente para que las más de 20 mil personas que en México la enfrentan, incorporen las recomendaciones señaladas en su alimentación, y junto con el tratamiento médico y la práctica de ejercicio constante, consigan mejorar su estado de ánimo y calidad de vida.

descarga este artículo en PDF