Onicomicosis, hongos en las uñas

  • SyM - Fernando González G.
Tratamientos contra onicomicosis
Lo más frecuente es que afecte la uña del dedo gordo del pie.

La onicomicosis es infección por hongos en las uñas bastante frecuente. Afortunadamente, existen eficaces tratamientos contra onicomicosis que sólo necesitan constancia y paciencia para tener éxito. ¡Conócelos y no dejes que se extiendan los hongos!

Onicomicosis: ¡por culpa de los hongos!

La onicomicosis es infección altamente contagiosa causada principalmente por hongos llamados dermatofitos (las variedades más comunes son Trichophyton rubrum y Trichophyton mentagrophytes), cuyo alimento preferido es la queratina.

Surge cuando esporas de hongos, que en principio permanecen entre los pliegues y surcos de la piel, son arrastradas hacia el borde libre de la uña (zona en la que se deposita la mugre o suciedad), donde se valdrán de un hábitat lleno de humedad para instaurar el proceso infeccioso.

Puedes reconocer los síntomas de onicomicosis si las uñas:

  • Se tornan quebradizas y polvosas.
  • Se vuelven opacas.
  • Pierden consistencia.
  • Presentan cambio de color (uñas amarillentas o blanquecinas).
  • Se observan estrías o grietas.
  • Se experimenta engrosamiento de uñas.
  • Presentan bordes irregulares.

Cabe señalar que el padecimiento puede afectar uñas de manos y pies, simultáneamente o por separado. Se estima que lo sufren entre 15 y 20% de la población entre 40 y 60 años; los niños pueden adquirirlo en forma excepcional.

Asimismo, la uña del pie que con mayor frecuencia se infecta es la del primer ortejo (coloquialmente conocido como "dedo gordo del pie"), aunque cualquiera de las otras se puede ver afectada; en general, solamente 1 o 2 de las uñas se infectan.

Onicomicosis, más que simple problema estético

La onicomicosis se remite a individuos con larga historia con "pie de atleta", y más allá de ser una complicación meramente estética tiene una serie de consecuencias que afectan la calidad de vida del paciente, según el profesor Alexandro Bonifaz, dermatólogo del Hospital General de México.

Una persona con onicomicosis en manos pierde la capacidad para efectuar movimientos finos y manipular objetos pequeños: no puede coger un alfiler o un clip porque la uña pierde su consistencia. Si se trata del pie, entonces pueden presentarse alteraciones como uñas encarnadas o "uñas en pinza", deformidad que provoca dolor al caminar o incluso al estar en reposo, afirma el especialista.

Igualmente, la onicomicosis es visible y puede afectar las relaciones interpersonales, pues es percibida como un problema contagioso, sucio y repugnante. Sobre todo, en quienes no utilizan calzado o usan sandalias descubiertas al practicar deportes o realizar actividades de esparcimiento en la playa, alberca, baño de vapor o spa.

También te puede interesar: Onicomicosis: sí se puede prevenir 

Tratamiento contra onicomicosis

Se basa en una terapia prolongada con diversos medicamentos, cuyas sustancias activas son terbinafina, itraconazol y fluconazol, que han demostrado tener mayor eficacia y menos factores indeseables que los fármacos usados anteriormente (griseofulvina y ketaconazol).

Estos medicamentos para la onicomicosis se suministran vía oral, lo que reduce considerablemente la duración del tratamiento y evita que la uña se infecte nuevamente, debido a que los antimicóticos matan al hongo desde su raíz. Sus características son:

  • Terbinafina. Se distribuye rápidamente a través del lecho (parte en la que se posa la uña) y la matriz ungueal. Alcanza rápidamente sus concentraciones inhibitorias (lo que significa que la cantidad de medicamento para la onicomicosis es suficiente para detener el crecimiento del hongo) y permanece en la zona afectada durante 10 meses. El tratamiento tiene una duración de 12 semanas si hablamos de las uñas del pie y seis semanas para las uñas de manos.
  • Itraconazol. Penetra en la uña por la matriz y el lecho ungueal. Su capacidad inhibitoria se mantiene por más de seis meses en las uñas de las manos y durante nueve meses en las de los miembros inferiores. La terapia se aplica durante 12 o 16 semanas (para manos y pies).
  • Fluconazol. Se distribuye rápidamente en los tejidos, sus niveles terapéuticos permanecen por más de seis meses tanto en las uñas de las manos (el tratamiento dura entre 12 y 24 semanas) como en las de los pies (entre 24 y 48 semanas).

El tratamiento tópico se considera en micosis superficiales por hongos oportunistas y como complemento a tratamientos sistémicos. No es recomendable ungüento, solución o crema para hongos en las uñas ya que no se difunde bien a través de la placa ungueal. En cambio, se opta por lacas que logran que el antifúngico esté en o con la uña por más tiempo. Se aplican por toda la uña y en un margen de alrededor de 5 mm alrededor de la piel. Los fármacos más empleados incluyen amorolfina, ciclopirox olamina y tioconazol.

Esta infección puede persistir indefinidamente si no se atiende, por lo que la persona con los síntomas descritos debe acudir al dermatólogo. Considera que los tratamientos contra onicomicosis pueden durar 3 a 12 meses, y que la mejoría tardará en manifestarse, pues el crecimiento de las uñas es lento.

descarga este artículo en PDF