Paperas: ante todo, prevención

  • SyM - Pedro Álvarez
3 (60 %) 5 votos
Paperas, Parotiditis, Inflamación y dolor en glándulas salivales
Conocida comúnmente como paperas, la parotiditis no tiene tratamiento, pero sí medidas de combate y prevención.

Aunque cualquier persona puede verse afectada, las víctimas preferidas de las paperas o parotiditis son los niños, a quienes atacan en cualquier época del año ocasionándoles inflamación en las glándulas salivales. Esta infección viral, en algunos casos, complica seriamente la salud.

Síntomas de paperas o parotiditis

En los primeros días de la enfermedad es probable que se presenten síntomas similares a los de gripe:

Posteriormente se manifiesta inflamación y dolor en las glándulas salivales (también denominadas parótidas, situadas delante y abajo del pabellón de la oreja), las cuales endurecen y causan dificultad para masticar y pueden hincharse al grado de deformar la cara.

Deformación de la cara por paperas

Formas de contagio

El mecanismo de transmisión más común es el o directo con gotas de saliva infectada con el virus (paramixovirus) u objetos contaminados con el mismo fluido. Una vez que dicho microbio ingresa al organismo se mantiene en periodo de incubación de 12 a 25 días.

La mayoría de las veces la se diagnostica con base en los síntomas, ya que éstos suelen ser bastante evidentes; sin embargo, hay ocasiones en que puede tenerse duda, por lo que el médico solicita análisis de muestras de saliva y orina para confirmar la sospecha.

Complicaciones

Es poco frecuente que se presenten, no obstante, pueden ser muy graves y capaces de deteriorar la calidad de vida de los niños afectados:

  • Meningoencefalitis. Inflamación de las membranas que cubren al cerebro y médula espinal, trastorno que en la mayoría de los casos se cura espontáneamente en un lapso de cuatro días.
  • Orquitis (hinchazón de un testículo), molestia que se presenta siete días después de la inflamación de las glándulas salivales y va acompañada de fiebre, escalofríos e intensos dolores de cabeza y parte baja del abdomen.
  • Sordera. Se ve afectada severamente la audición de tonos altos.
  • Ooforitis (inflamación de ovarios).
  • Pancreatitis (hinchazón en páncreas).

Pacientes que presenten complicaciones como meningitis o pancreatitis requieren hospitalización y administración de fluidos intravenosos, en tanto que en caso que se manifieste orquitis u oforitis se recomienda reposo en cama y uso de analgésicos y antiinflamatorios para aliviar el intenso dolor.

¿Qué hacer?

No existe un tratamiento a seguir, sino algunas medidas que permitirán la recuperación del afectado y evitarán el desarrollo de otros trastornos, por ello, sólo se recomienda la administración de medicamentos que combatan dolencias y fiebre, así como reposo.

Es importante saber que la aparición de paperas puede prevenirse mediante la aplicación de una vacuna después del primer año de vida, la cual debe reforzarse al ingresar a la escuela. Dicha inmunización generalmente se administra junto con la de sarampión y rubéola vía subcutánea (entre la piel), con lo que se adquiere resistencia al ataque del paramixovirus, aunque cabe aclarar que quienes han padecido paperas ya no las vuelven a presentar.

Asimismo, otra medida de control para evitar la propagación de la enfermedad consiste en no llevar a los niños a la escuela mientras tengan paperas, pues son transmisores del microorganismo causante del padecimiento.

Por otra parte, se dice que cuando el hombre adulto padece parotiditis queda estéril, mito que se ha difundido debido a que la población varonil infectada sufre orquitis, pero este trastorno normalmente sólo afecta a un testículo, por lo que aunque éste se atrofie el otro sigue funcionando.

La prevención es la mejor herramienta para evitar que los niños se vean afectados por paperas, así que asegúrate que les apliquen sus vacunas y refuerzos en el momento indicado y si sabes que alguien cercano tiene la infección, aléjate.

descarga este artículo en PDF