Tintes capilares durante el embarazo

  • SyM - Olga Silva
Tintes para embarazadas, Embarazo y belleza
Antes de teñir el cabello durante el embarazo, habla con tu ginecólogo.

El desequilibrio hormonal durante el embarazo provoca cambios en todo el cuerpo y conviene ponerles atención, por ejemplo, al aplicar tintes capilares. Si deseas teñir tu cabello y estás embarazada (o planeas estarlo pronto), ¡infórmate! 

¿Puedo pintarme el pelo durante el embarazo?

Esperar un hijo no es pretexto para que la mujer desatienda su apariencia; es más, muchos ginecólogos afirman que, si la mujer cuida detalles que la hacen sentirse guapa, atractiva y segura, fortalece su autoestima durante los meses de gestación, lo que posteriormente la ayudará a recuperar su figura.

Es cierto que los inevitables cambios hormonales durante el embarazo alteran físicamente, pero no significa que la futura madre deba quedarse de brazos cruzados.

Cabello y embarazo

Así como la piel experimenta variaciones en la producción de grasa o puede mancharse por exposición al Sol durante el embarazo, el cabello también es vulnerable y requiere cuidados especiales en esta etapa.

No es raro, por ejemplo, que en algunas mujeres se torne brillante cuando antes carecía de vida, o se vuelva frágil luego de ser grueso y abundante; desde luego, algunas se sienten satisfechas con los cambios, pero no todas opinan igual. Tampoco se ponen de acuerdo cuando hablan de los riesgos por teñirse el cabello en el embarazo; de hecho, existen opiniones encontradas al respecto.

Algunos expertos señalan que no hay razones médicas para prohibir el uso de tintes capilares en el embarazo, mientras otros advierten posibles reacciones negativas a la coloración capilar por efecto de las hormonas e incluso, destacan el peligro de irritación en el cuero cabelludo.

La oposición se debe a que ciertos tintes que se usaban en el pasado contenían una sustancia (formalina) que afectaba al bebé en formación. Sin embargo, las fórmulas actuales de los productos de coloración capilar son diferentes, lo que ha sido benéfico para mujeres en general, ya que el cabello sufre daños mínimos con la aplicación de estos químicos.

¿Tintes para embarazadas afectan al bebé?

Aunque no se han efectuado pruebas específicas en mujeres embarazadas, se sabe que teñirse el cabello durante el periodo de gestación no afecta al bebé.

No obstante, la comunidad médica, en general, sugiere evitar el uso de tintes capilares durante el primer trimestre de gestación, es decir, en el periodo de formación del bebé (se forman los órganos vitales, cabeza, cuerpo y extremidades).

Algunos ginecólogos se muestran aún más cuidadosos y recomiendan revisar la etiqueta del tinte, a fin de evitar los que contengan acetato de plomo en su fórmula, compuesto que podría ser peligroso para el cerebro y sistema nervioso del feto.

La misma recomendación se hace a las mujeres gestantes para que durante el primer trimestre de embarazo, eviten o con los líquidos para permanente, ya que suelen formularse con soluciones químicas que podrían afectar al bebé.

Alternativas capilares seguras

Si lo que se recomienda médicamente es evitar los colorantes que contengan compuestos químicos que puedan ser tóxicos, sobre todo en el primer trimestre de embarazo, la opción son los llamados tintes temporales, hechos a base de pigmentos naturales.

Una vez aplicados, estos tintes se depositan en la superficie del cabello, lo cual determina su corta duración en la melena (resisten de 6 a 8 sesiones de lavado con shampoo y no cubren las canas). Además, estos tintes se formulan a base de pigmentos denominados directos, es decir, sólo actúan sobre la cutícula o cubierta capilar, sin penetrarla.

Dentro del grupo de tintes temporales también aparecen aquellos con los que se consigue modificar drásticamente el look, se trata de los denominados "de fantasía", "crazy colors" o "colores extremos", cuya gama comprende tonos azul, morado, verde, rosa, rojo, amarillo, plata y violeta, entre otros.

Sin embargo, antes de aplicarlos es necesario decolorar la melena con productos que no son recomendables durante los primeros tres meses de gestación.

Una opción más es el uso de henna, pigmento vegetal que desde hace más de cinco mil años ha demostrado ser eficaz para teñir la melena; entre sus ventajas destaca que no genera reacciones alérgicas o secundarias; además, penetra con facilidad en el cabello, gracias a que sus moléculas tienen afinidad con la queratina, que es una proteína componente de éste.

En la actualidad, la henna es mezclada con diversas sustancias químicas mantenla en buen estado y obtener siempre coloración uniforme; cabe destacar que debe contemplarse sólo para oscurecer la melena y nunca para aclararla.

Asimismo, por ningún motivo se debe aplicar henna simultáneamente con otros tintes comunes, ya que generaría reacciones químicas que pueden decolorar la cabellera y darle apariencia poco estética.

Si el ginecólogo te recomienda evitar los tintes capilares durante el embarazo, puedes optar por mousse o spray de color para "maquillar" temporalmente la melena, pues ambos productos se retiran después del shampoo.

Toma en cuenta que si optas por tintes capilares caseros, debes utilizar guantes y aplicarlos en una habitación bien ventilada (el embarazo aumenta la sensibilidad a los olores), verificando antes si tu sentido del olfato tolerará los químicos. Además, recuerda realizar previamente la prueba de sensibilidad a la coloración que recomiendan los fabricantes.

Efectos secundarios del embarazo en el cabello

Dentro de las consecuencias de pintarse el cabello durante el embarazo, expertos advierten el riesgo de dejarlo reseco y quebradizo, debido a que el cuerpo "sabiamente" encauza los nutrientes (vitaminas, minerales, proteínas, grasas, etc.) hacia todo el proceso de gestación, dejando pocos a la cabellera.

El problema se minimiza si tomas suplementos alimenticios que ayuden a reducir el debilitamiento general, además de utilizar shampoos vitaminados o bien, tratamientos capilares que contemplen tales elementos. Asimismo, es importante limitar el uso de la secadora.

Otro efecto secundario del embarazo que sufren muchas mujeres es la caída del cabello por efecto de la falta de nutrientes, siendo más notoria al paso de los meses.

Generalmente, el problema se reduce tras el parto, cuando la melena recupera su condición natural; no obstante, a veces se prolonga después del nacimiento del bebé por factores como estrés, pérdida de sangre en el alumbramiento y aumento de prolactina (hormona) durante la lactancia, entre otros factores.

Recuerda, una nutrición equilibrada y el uso de productos capilares adecuados puede ayudar a que tu cabello luzca fuerte y saludable en el embarazo.

descarga este artículo en PDF