Guía para tratar y prevenir dolores por desgarres musculares

    SyM
3 (60 %) 5 votos
Dolores, Tratar y Prevenir Desgarres Musculares

Las fibras musculares se estiran y contraen con el propósito de realizar distintos movimientos corporales. Sin embargo, cuando se extienden más de la cuenta pueden romperse, es decir, sufrir un desgarre y causar dolor.

Ocurre con mayor frecuencia cuando los músculos se encuentran fríos, fatigados o débiles por desuso, y son sometidos a esfuerzo súbito e intenso, por ejemplo, al iniciar alguna actividad física, falta de calentamiento antes de practicar ejercicio o flexibilidad deficiente. Los desgarres musculares también se presenta debido a actividad muscular sostenida durante largo periodo y al cargar cosas pesadas.

Dos sitios comunes para los desgarres musculares son espalda y parte posterior del muslo (tendones isquiotibiales), sobre todo en deportes como balompié, futbol americano, boxeo y lucha libre. Las personas que practican gimnasia, tenis, remo y golf usan mucho manos y brazos, por ello a veces se lesionan los músculos de estas extremidades.

Síntomas de desgarre muscular

  • Dolor repentino, agudo e intenso en la parte afectada.
  • Dificultad de movimiento.
  • Hinchazón, enrojecimiento y aumento de temperatura en la región afectada.
  • Hemorragia interna significativa en torno al músculo, por lo cual es posible que no funcione en absoluto.
  • Existen 3 grados de lesión: leve, moderado y grave, así que dependiendo de la intensidad será el tiempo requerido para la recuperación completa (entre 1 a 4 semanas).

¿Cómo se tratan los desgarres musculares?

  • Suspender la actividad que causó la lesión.
  • Aplicar hielo durante algunos minutos sobre la región afectada, lo cual también es buen complemento para disminuir la hinchazón, pero sin ponerlo directamente sobre la piel, para no dañarla.
  • Administrar alguna pomada que desinflame la zona y, por tanto, reducir el dolor por desgarre muscular.
  • Reposar y, en algunos casos, elevar el músculo afectado, así como aplicar compresión con un vendaje reducen el grado de lesión.
  • Dejar descansar el tejido muscular lesionado durante al menos un día.
  • Se debe evitar utilizar el músculo afectado mientras persista el dolor. Una vez que éste ceda, se puede retomar la actividad lentamente y con moderación.
  • Se debe buscar asistencia médica de emergencia si la persona no puede mover el músculo.

Prevenir desgarres musculares es sencillo

  •  Antes de ejercitarse es fundamental realizar movimientos de calentamiento.
  • Aprender la técnica apropiada para practicar deportes, lo cual disminuirá el agotamiento muscular.
  • Mantener los músculos fuertes para que puedan soportar la tensión que se desarrolla durante la actividad física.
  • Suspender la actividad si se está cansado, pues la musculatura no reacciona adecuadamente cuando se requiere esfuerzo repentino.
  • No sobreentrenarse.
  • Evitar cargar objetos pesados y, cuando sea necesario, pedir ayuda.

Fuentes:

  • Clínica Mayo. Guía de autocuidados. Intersistemas, 1999.
  • PLA Plus Directorio de productos de libre acceso. Editorial Multicolor. 14a Edición, 2010.
  • Institutos Nacionales de la Salud (NIH) de Estados Unidos. Distensión muscular. MedlinePlus [en línea].
  • Instituto Nacional de Artritis y Enfermedades Musculoesqueléticas y de la Piel de Estados Unidos. ¿Qué es un esguince y un desgarro? Niams [en línea].
descarga este artículo en PDF