Microinfartos cerebrales: pequeños, pero muy peligrosos

  • SyM - Juan Fernando González G.
Microinfartos cerebrales, Accidente cerebrovascular
La falta de oxígeno al cerebro puede ser muy peligrosa.

¿Sabes cómo son los microinfartos cerebrales? Son silenciosos y normalmente miden menos de 20 milímetros, pero deben abordarse con la misma seriedad que un accidente cerebrovascular (falta de suministro de sangre en una zona del cerebro), ya que ocasionan múltiples defunciones o pérdida de la calidad de vida.

Falta oxígeno al cerebro

Un accidente cerebrovascular (también llamado ictus) es enfermedad relacionada con la falta de oxigenación en las arterías del cerebro, y que provoca serios desequilibrios en varias funciones del organismo, como parálisis corporal, trastornos del habla o pérdida de lucidez mental, entre otros.

También te puede interesar Infarto cerebral: cada vez afecta a más gente joven

Por lo general, este tipo de padecimientos ocurre cuando una placa de grasa (ateroma) impide el paso de la sangre hacia la zona cerebral, ocasionando la muerte de parte del tejido neuronal (infarto) o bien, si un trombo que proviene de otro lado del organismo, sobre todo del corazón, se aloja en la cabeza e interrumpe el suministro de oxígeno.

También existen infartos en pequeña escala, es decir, ocurren en alguno de los vasos pequeños del cerebro (arterias intracerebrales), sin embargo, por el hecho de que se consideren microinfartos no significa que sean menos graves ni pueda restárseles importancia.

Microinfartos cerebrales, alteraciones inadvertidas

Si bien son poco conocidos, especialistas afirman que los microinfartos cerebrales pueden representar hasta 50% de la totalidad de infartos cerebrales que se diagnostican a nivel mundial, sin embargo, a menudo pasan desapercibidos por el paciente debido a que no hay síntoma alguno.

"Salen a la luz más tarde, casi siempre por casualidad, cuando la persona se somete a un estudio cerebral por otro motivo. De ahí que los médicos los catalogamos como microinfartos cerebrales silentes", aclara el Dr. Ignacio Casado, integrante del Grupo de Estudio de Enfermedades Cerebrovasculares de la Sociedad Española de Neurología.

Por su parte, el neurólogo Francisco Olivares de la Torre señala que un microinfarto cerebral será considerado como tal si su tamaño es menor a 20 milímetros; sin embargo, aunque parezca pequeño no debe subestimarse su peligrosidad.

Mayor riesgo de pequeño infarto cerebral

De acuerdo con el Dr. Olivares de la Torre, ciertos grupos poblacionales están en mayor peligro de padecer este tipo de eventos debido a que presentan alguno de los siguientes factores:

  • Diabetes (alta concentración de azúcar en la sangre debido a la incapacidad del organismo para aprovecharla).
  • Hipertensión (presión arterial elevada).
  • Dislipidemias (trastornos en el metabolismo del colesterol o de los triglicéridos).
  • Enfermedad inmunológica, como lupus (el sistema inmunológico daña por error a células y tejidos sanos).
  • Síndrome de anticuerpos antifosfolípidos (enfermedad en que ciertos anticuerpos atacan al organismo y alteran el flujo sanguíneo).

A decir del neurólogo mexicano, la razón es que estas enfermedades condicionan que haya vasculitis, es decir, inflamación de las arterias cerebrales, lo que a su vez puede ser causa de microinfartos.

Atacar las causas de microinfartos

La prevención es un factor determinante para impedir el desarrollo y la peligrosidad de los pequeños infartos cerebrales, de ahí la importancia de mantener bajo control la hipertensión, diabetes y obesidad, aunque de estas condiciones quizá la más riesgosa sea la primera, pues diversos estudios señalan que es más fácil que provoque un infarto cerebral que uno cardiaco.

Si se detecta a tiempo alguna alteración, hay tiempo de actuar y tomar el control de la enfermedad de base del paciente. De esta manera, impedir que sigan produciéndose microinfartos cerebrales y tener mejor calidad de vida.

descarga este artículo en PDF