Si ves lucecitas, acude al oftalmólogo ya

  • SyM - Regina Reyna
Lucecitas en la visión, Destellos luminosos en los ojos, Fosfenos
Lucecitas en la visión podrían indicar desprendimiento de retina.

Prácticamente todos hemos visto lucecitas fugaces que nos desconciertan por un momento, pero en cuanto recuperamos la visión normal nos olvidamos de ellas. Sin embargo, percibir destellos luminosos puede indicar depresión, diabetes o desprendimiento de retina. Así que, si hay lucecitas en la visión, acude al oftalmólogo.

También te puede interesar: Errores de refracción

Veo lucecitas, ¿es normal?

Existen distintos tipos de luces centelleantes en la visión que denotan alguna anomalía en el organismo.

Los fosfenos son manchas luminosas generadas en la retina que persisten en la oscuridad por breves minutos tras mirar fijamente una fuente luminosa durante aproximadamente 30 segundos.

En ocasiones se perciben sin que haya habido una luz que las justifique, como cuando una persona se incorpora abruptamente, se genera un brusco cambio en la presión arterial que provoca lipotimia (caracterizada por palidez, pulso débil, dilatación de las pupilas y desmayos).

Se habla de fosfenos psicosomáticos cuando se perciben lucecitas fugaces causadas por estrés, cansancio, depresión o angustia, así como por diabetes.

Afectación a la salud visual

Si hay lucecitas en la visión, acude al oftalmólogo, pues los fosfenos son el primer indicio de desprendimiento de retina, en cuyo caso se habla de fotopsias o miodesopsias ("moscas volantes").

También te puede interesar: Moscas volantes en los ojos, ¿las has visto?

Quien haya experimentado este tipo de luz en forma de ráfaga o chispas por varios días continuos debe acudir cuanto antes a revisión, sobre todo si empieza a notar una sombra en el campo visual, lo que podría indicar que el problema está aumentando (la retina sufre pequeña lesión o agujero que puede crecer). Además, no causa dolor y puede pasar desapercibida durante mucho tiempo.

¿Cómo ocurre el desprendimiento de retina?

La retina es la parte más interna que se sensibiliza ante estímulos luminosos. En ella se forman las imágenes en el fondo del ojo; está constituida por las terminaciones del nervio óptico y unida a un gel transparente llamado vítreo.

Consta de: central o mácula que permite la visión a detalle, y periférica, que proporciona imagen burda.

Como un proceso derivado del paso del tiempo, el vítreo se va separando de la retina y tiende a "jalarla" consigo hasta desprenderla ligeramente de la parte posterior del ojo. Por lo general, esta anormalidad no causa problemas, sin embargo, puede llegar a moverla con mucha fuerza hacia diferentes posiciones hasta separarla considerablemente (como cuando quitamos el tapiz de una pared), afectando seriamente la salud visual.

Sucede también que debido a intensa inflamación, hemorragia o fuertes golpes, el vítreo altera su forma original y la retina se adelgaza, lo que puede ocasionar que se desgarre e, incluso, se desprenda. Lo anterior causa hemorragia y deteriora la vista, por ello el afectado comienza a ver miodesopsias y, con el paso del tiempo, sombras; conforme progresa este daño se adquiere visión opaca.

Factores de riesgo de desprendimiento de retina

  • Edad avanzada.
  • Miopía.
  • Antecedentes personales de enfermedades en retina, como degeneración macular o retinopatía diabética.
  • Cirugía para extirpar cataratas.
  • Fuerte golpe en los ojos.
  • Lesiones en cráneo.
  • Cuerpos extraños en los ojos.

Las miodesopsias son frecuentes y siempre requieren exploración oftalmológica para el diagnóstico precoz del desprendimiento de retina.

Si hay lucecitas en la visión, acude al oftalmólogo, ya que cuando el daño es grave, éste cuenta con la opción de unirla mediante cirugía láser, o bien, la vitrectomía, intervención microquirúrgica que extrae el vítreo a través de aspiración; posteriormente, se inyecta una burbuja de gas en esa misma zona, la cual empuja al tejido retinal hacia la pared posterior del órgano de la visión.

descarga este artículo en PDF