Herbolaria: usos y beneficios de las plantas curativas

Herbolaria mexicana, Propiedades medicinales de las plantas, Plantas curativas, Hierbas medicinales

Conoce más sobre herbolaria, usos y beneficios de las plantas curativas. ¿Quién no ha recurrido a la sábila o aloe vera para combatir problemas digestivos, o al árnica para aliviar el dolor por golpes o caídas? 

El uso de remedios herbolarios es tan antiguo como el hombre mismo (incluso se habla de herbolaria prehispánica) y es el principio de la Medicina como ciencia. ¡Conoce un poco más sobre las propiedades medicinales de las plantas!

Propiedades medicinales de las plantas

La herbolaria es el conjunto de conocimientos relativos a las propiedades de plantas curativas. La reconoce el valor de esta práctica terapéutica como un recurso inocuo y eficaz que puede ser aceptado por autoridades nacionales en los esquemas públicos de salud. Esta institución señala que 80% de la población mundial utiliza plantas medicinales para satisfacer o complementar sus necesidades de salud.

También te puede interesar Uso confiable de las plantas medicinales

Los hallazgos obtenidos a través del tiempo han permitido distinguir amplia variedad de hierbas y plantas curativas con las siguientes propiedades terapéuticas:

  • Antihelmínticas. Destruyen y permiten la expulsión de parásitos intestinales.
  • Antiinflamatorias. Remedios herbolarios con plantas como la cola de caballo alivian o reducen la inflamación o hinchazón de tejidos.
  • Antimicrobianas. Exterminan microbios causantes de enfermedades y ayudan a fortalecer los mecanismos de defensa del organismo.
  • Astringentes. Reducen la irritación cutánea y crean barrera protectora contra infecciones.
  • Estimulantes del sistema digestivo. Inducen el apetito y producción de jugos digestivos.
  • Carminativas. Calman la inflamación de las paredes intestinales y permiten la eliminación de gases del tubo digestivo.
  • Emolientes. Tienen acción antiácida y protege a los tejidos irritados o inflamados.
  • Diuréticas. Aumentan la producción y eliminación de orina.
  • Emenagogas. Estimulan la expulsión del flujo menstrual.
  • Expectorantes. Permiten la eliminación de mucosidades alojadas en vías respiratorias. Tal es el caso de la acelga.
  • Hepáticas. Fortalecen al hígado y ayudan a que funcione adecuadamente.
  • Tranquilizantes. Ayudan a reducir y controlar estados de nerviosismo, ansiedad e inquietud, por ejemplo, la hierba de San Juan.

Principales usos de las plantas curativas

Las plantas y hierbas que se utilizan con mayor frecuencia en forma de infusiones (tés), medicamentos y suplementos alimenticios incluyen las siguientes especies:

  • Abeto. Posee propiedades antisépticas y expectorantes.
  • Acelga. Permite que el hígado funcione correctamente y promueve la eliminación de orina.
  • Aciano. Tiene efecto antibiótico, diurético y antiinflamatorio; ayuda a fortalecer la vista en personas de edad avanzada.
  • Ajo. Indispensable en la herbolaria mexicana, pues además de utilizarse como condimento para la comida, se usa como antiséptico, antimicrobiano, hipotensor (reduce la presión arterial), hipocolesterolemiante (disminuye los niveles de colesterol) y en la prevención de trombos (formación de coágulos que pueden tapar venas y arterias).
  • Anís. Sirve para aliviar cólicos intestinales y controlar accesos de tos.
  • Árnica. Útil para desinflamar y aliviar el dolor ocasionado por algunas heridas y golpes.
  • Belladona. Disminuye las secreciones salivares, gástricas, nasales y sudoríparas; asimismo, tiene efecto analgésico.
  • Berro. Contiene gran cantidad de vitaminas A, C, D y E, siendo la C o ácido ascórbico la que posee en mayor cantidad, de ahí su uso para combatir el escorbuto; también es eficaz en casos de deficiencia vitamínica, estimulante del apetito y expectorante.
  • Boldo. Se emplea en infusiones para tratar afecciones en hígado, acidez estomacal, gases y fatiga excesiva.
  • Caléndula. Se caracteriza por tener acción antipirética (reduce la fiebre), analgésica, antiinflamatoria, antiséptica y cicatrizante.
  • Castaña de Indias. Posee propiedades antiinflamatorias y antiedematosas (evita o controla la acumulación de líquidos en alguna zona), lo que la hace ideal para tratar hemorroides y várices.
  • Cimicifuga racemosa. Auxiliar en el tratamiento de los síntomas presentes antes, durante y después de la menopausia, como bochornos, sudoración excesiva y alteraciones emotivas ocasionadas por los cambios hormonales (irritabilidad, nerviosismo, insomnio, cansancio y dificultad para concentrarse).
  • Cola de caballo. Fomenta la formación de glóbulos rojos, induce la eliminación de orina y reduce la fatiga.
  • Diente de león. Funge como diurético, laxante suave y estimulante de la secreción biliar.
  • Epazote. Se utiliza para controlar padecimientos digestivos y trastornos menstruales (dolor o dismenorrea).
  • Epazote de zorrillo. Destruye parásitos o lombrices intestinales, alivia la diarrea, dolor de estómago, calambres y cólicos menstruales.
  • Equinácea. La prevención de enfermedades es otro de los beneficios de la herbolaria y con plantas como ésta, se puede equilibrar el sistema inmunológico (aquel que nos defiende de agresiones externas).
  • Eucalipto. Descongestiona las vías respiratorias y permite la expulsión de flemas (expectorante).
  • Flor de azahar. Buen sedante nervioso, adecuado para estados de tensión y estrés, así como trastornos estomacales.
  • Flor de saúco. Se emplea para aliviar afecciones respiratorias, como bronquitis, dolor en pecho y tos ferina (infección que se caracteriza por intensos accesos de tos seguidos de aspiración prolongada y profunda que emite sonido agudo).
  • Fresno. Es antidiarreico, diurético y antiinflamatorio.
  • Ginkgo biloba. Diversos estudios indican que entre las hierbas medicinales provenientes de China, esta planta mejora la circulación sanguínea y las funciones mentales.
  • Ginseng. Originario de Asia oriental, se ha utilizado desde hace muchos años como tónico contra la fatiga física y mental.
  • Gordolobo. Entre los remedios herbolarios, el gordolobo es útil para tratar afecciones respiratorias, como tos, bronquitis e inflamación de las mucosas.
  • Hierbabuena. Alivia la indigestión, cólicos intestinales y dolor de cabeza originado por nerviosismo.
  • Higuera. Reduce los niveles de glucosa en sangre.
  • Manzanilla. Se emplea en infusión para controlar problemas estomacales y digestivos, así como para disminuir la inflamación en la mucosa de los ojos. Está entre las plantas curativas que más se utilizan.
  • Mastuerzo. Calma el dolor de cabeza, destruye microbios, induce la eliminación de orina y trata afecciones en la piel (por ejemplo, manchas e irritaciones).
  • Menta. Además de su refrescante sabor, se emplea para controlar diarrea, náuseas, vómitos y cólicos abdominales.
  • Olivo. Reduce la presión arterial.
  • Pasiflora. Excelente sedante que se recomienda en casos de insomnio, despertares nocturnos, ansiedad y estrés.
  • Romero. Posee acción cicatrizante, antiséptica y estimulante del sistema nervioso, corazón y circulación.
  • Sábila o aloe vera. Una de las plantas medicinales más versátiles, pues cuando es ingerida, mejora la digestión, desintoxica al organismo y equilibra la flora bacteriana gastrointestinal. Al aplicar su savia sobre la piel, proporciona suavidad, alivia quemaduras, regenera células y previene el envejecimiento prematuro.
  • Salvia. Útil para controlar gases gastrointestinales, transpiración excesiva, alteraciones nerviosas y desinfectar heridas.
  • Serenoa repens (palma enana americana). Útil para reducir el crecimiento e inflamación de la próstata.
  • Tila. Se utiliza para calmar los nervios, estrés y ansiedad, inducir el sueño y controlar accesos de tos.
  • Tronadora. Reduce los niveles de glucosa en sangre, alivia dolor de estómago y controla la gastritis.
  • Uña de gato. Enredadera originaria de Perú, conocida científicamente como Uncaria tomentosa, se utiliza para tratar artritis (inflamación de las articulaciones), limpiar el aparato digestivo y fortalecer al sistema inmunológico.
  • Valeriana. Se utiliza para tratar insomnio, ansiedad y nerviosismo, además actúa como relajante muscular.

Aunque la herbolaria mexicana sea reconocida como tratamiento natural, las plantas curativas NO deben administrarse en exceso y sin previo conocimiento de las especies, pues requieren dosificación precisa y oportuna por parte de un especialista para no afectar la salud.

descarga este artículo en PDF